Las caídas en los ancianos

Debido a los avances en sanidad, la mayoría de los países están experimentando un aumento en la longevidad de su población. Comienzan a aparecer nuevos retos sanitarios cada vez más complejos, así como retos sociales ante una población cada vez mas anciana.

Hay que tener en cuenta que el envejecimiento es un proceso diferente en cada una de las personas, por lo que la condición física y mental de cada uno son distintas, ya que existen muchas personas que alcanzan edades avanzadas en plenitud de facultades, tanto intelectuales como físicas y sociales. Por desgracia, circunstancias como riesgo de exclusión social, soledad por viudedad, separación, carecer de familia y otras muchas situaciones condicionan el estado general de la población adulta mayor.

Estas alteraciones incluyen las caídas, las cuales representan una modificación importante en la funcionalidad, pudiendo provocar fracturas, luxaciones o abrasiones de distintos tipos. Dichas caídas están condicionadas a una serie de factores de riesgo extrínsecos e intrínsecos, por lo que un plan de cuidados preventivos se hace necesario.

Ya en 2002, la OMS establece una política sanitaria para prevenir este declive, describiendo la iniciativa como “un proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que envejecemos, permitiendo a las personas desarrollar su potencial para alcanzar el bienestar físico, social y mental a lo largo del curso de la vida”.

La mayoría de las caídas que se producen en los adultos mayores son de origen multifactorial, es por todo esto fundamental evitar una serie de factores que podrían aumentar el riesgo de caídas en esta población, y para lo que, en el presente artículo, dejamos algunos consejos que mejoraran la calidad de vida de estas personas.

Factores de riesgo a evitar:

  • Un ambiente sencillo favorece la disminución de caídas.
  • Iluminación adecuada
  • Superficies antideslizantes
  • Colocar los objetos al alcance del individuo.
  • Colocar barandillas en la cama en el caso de que sean necesarias.
  • Colocar la cama en posición mas baja.
  • Proporcionar medios de solicitud de ayuda.
  • Evitar la presencia de objetos desordenados en el suelo.
  • Utilizar bastón o andador cuando el riesgo de caídas sea alto.
  • Utilizar calzado seguro, evitando cordones y zapatos abiertos.

Tabaquismo I: algunas sustancias y sus efectos en nuestro organismo

Sería en los años 40 cuando, un hábito tan normalizado como el fumar, el cual se heredaba de padres a hijos dentro de los hogares, comenzara a investigarse. Pronto se relacionó este hábito con enfermedades respiratorias, desencadenando una serie de hallazgos relacionados con incidencias epidemiológicas, terminando por considerar el consumo de tabaco un problema de salud mundial.

En este articulo realizaremos un acercamiento a los efectos del tabaco sobre el organismo, pudiendo así comprender por qué es una de las sustancias más nocivas para el organismo, siendo causante de gran cantidad de enfermedades.

Debemos tener en cuenta que el consumo de tabaco se realiza por dos vías. La primera de ellas es una corriente principal que el fumador conduce hacia su propio sistema respiratorio por inhalación. La segunda corriente será aquella que consume el fumador pasivo al encontrarse cercano al cigarrillo.

Es importante conocer que el humo del cigarrillo no solo llega al interior de los pulmones y sus alveolos, si no que llegan a la circulación, provocando efectos en el cerebro y en los tejidos periféricos.

¿Pero qué sustancias son las más nocivas y qué hacen en nuestro organismo? Desglosemos alguna de ellas:

  1. Nicotina:

Es la responsable de la adicción al tabaco. A través del torrente sanguíneo, la nicotina alcanza el cerebro en un plazo de 9 segundos, viajando desde ahí hasta el hígado y otros tejidos. La metabolización de la nicotina se realiza en el hígado, eliminándola a través de la orina, la saliva, la leche materna o la placenta.

Se ha demostrado que la nicotina genera una producción automática de dopamina, generando una sensación de bienestar y placer. Se ha demostrado también, que la nicotina impide la regeneración de neuronas en los fumadores y se acompaña de un deterioro cognitivo.

  1. Monóxido de carbono:

La acción de este compuesto en el cuerpo se basa en impedir el transporte de oxígeno a los tejidos, impidiendo que se realice de forma correcta la función respiratoria. Simplemente, destruye los tejidos privándolos de oxígeno.

  1. Gases irritantes y sustancias cancerígenas:

Este tipo de sustancias detienen el movimiento de los cilios de las células de la mucosa bronquial, impidiendo que actúe el mecanismo de defensa del aparato respiratorio, permitiendo que cualquier partícula pueda entrar dentro del sistema y afectar a los alveolos pulmonares.

  1. Radicales libres y oxidantes:

Cuando el humo del tabaco entra en contacto con los alveolos pulmonares, se producirán una serie de células que favorecerán la inflamación. La presencia de los radicales libres provoca broncoconstricción pudiendo llegar a provocar enfermedades como el asma.

  1. Metales y elementos radioactivos:

Son grandes factores carcinógenos. Uno de los cuales pueden encontrarse en mayor cantidad dentro de los cigarrillos es el cadmio, el cual una vez se acumula dentro del organismo puede provocar:

  • Pérdida de peso
  • Anemia
  • Pigmentación amarilla en los dientes
  • Rinitis
  • Bronquitis
  • Enfisema pulmonar
  • Lesiones óseas
  • Cáncer de próstata

Además de todas estas sustancias se ha demostrado que existe una relación directa entre el consumo de tabaco y la pérdida del sentido del gusto y el olfato, disminución de la sensación de hambre, imposibilidad de absorber la vitamina B…

Drenaje linfático Manual

¿Qué es?

El drenaje linfático o DLM es una técnica especifica de terapia manual en la que se aplica una presión suave para estimular la circulación de fluido linfático y líquidos intersticiales en aquel miembro afecto. Para la aplicación de dicha técnica es necesaria una formación específica de anatomía y fisiología linfática, para mejorar la circulación por vías naturales, movilizando el edema de las zonas afectas a las zonas con vasos linfáticos sanos. El DLM forma parte de la primera fase de actuación de la terapia física descongestiva para el tratamiento del linfedema.

¿Qué patologías mejoran con el drenaje linfático?

Según la clasificación de la Sociedad internacional de Linfología, el DLM está indicado para todos aquellos linfedemas en estadio I y II:

Estadio I: Representa el inicio precoz de la enfermedad en la que hay acumulación de tejido líquido que disminuye o desaparece con la elevación de la extremidad afecta. El Edema es depresible en ese momento.

Estadio II: La elevación de un miembro por si sola rara vez reduce el linfedema y la depresión del edema con fóvea todavía es manifiesta.

¿Qué es un linfedema?

Un linfedema es un aumento de volumen de una parte corporal de consistencia elástica, la cual se va endureciendo progresivamente, con un curso lento y progresivo, el cual puede aparecer a cualquier edad y en cualquier momento, con o sin desencadenante. Es necesario realizar un correcto diagnostico que pueda diferenciarlo de otras causas venosas o sistémicas.

Puede afectar a cualquier parte del cuerpo, aunque el 90% afecta a los miembros inferiores. También uno de los desencadenantes principales es la cirugía o radioterapia de cáncer de mama, la cual afecta al miembro superior, por lo que será la presentación mas vista en la consulta de rehabilitación.

¿Qué contraindicaciones tiene?

Existen situaciones y patologías de los pacientes en los cuales está contraindicado realizar esta técnica:

– Insuficiencia cardiaca
– Fallo renal
– Cirrosis hepática
– Tromboembolismo pulmonar
– Trombosis de la vena subclavia
– Tuberculosis
– Malaria
– Infecciones agudas.
– Ulceras cutáneas
– Hiper sensibilidad del seno carotideo.
– Arritmia cardiaca
– Ateroesclerosis carotidea
– Aneurisma aórtico
– Trombosis venosa profunda en fase aguda.
– Disfunción tiroidea, cirugías recientes.
– Embarazo.
– Dolor abdominal.
– Hiper tensión no controlada.
– Asma
– Procesos tumorales activos.

 

 

Ictus: Prevención y tratamiento

¿Qué es un ictus?

El ictus o infarto cerebral es una enfermedad causada por una interrupción del flujo circulatorio cerebral, la cual puede ser definitiva o transitoria, provocando afecta-ción de la función de una o de varias partes del encéfalo.
Dicha patología puede ser de dos tipos, llamados Ictus isquémicos o ictus hemorrá-gicos:

  • Ictus isquémico: es debido a una falta de aporte de sangre a una parte del cerebro concreta. Este tipo de ictus comprenden el 85% de todos los que se producen.
  • Ictus hemorrágico: se debe a la rotura de un vaso sanguíneo encefálico, con la correspondiente extravasación de sangre fuera del circuito convencional de ésta. Comprenden el 15 % del total de ictus que se producen en la pobla-ción.

La organización mundial de la Salud define esta patología como la segunda causa de muerte y la primera causa de discapacidad en nuestros días.

Dependiendo de la duración de éstos, se dividen en accidentes isquémicos transi-torios (AITs), los cuales se recuperan antes de las 24 horas y los infartos cerebrales, los cuales cursan con lesiones definitivas del tejido cerebral causadas por la muerte del tejido, provocando alteraciones de la función del sistema nervioso, y por lo tanto de los signos típicos conocidos, como la perdida de funciones físicas y cognitivas.

¿Por qué se produce un ictus?

Los factores de riesgo por los que se puede producir un ictus son variados:

  • Hipertensión arterial.
  • Problemas cardíacos.
  • Tabaquismo.
  • Anemia.
  • AITs
  • Diabetes.
  • Edad.
  • Sexo masculino.
  • Factores genéticos.

¿Es posible mejorar después de un ictus?

Además de ser una patología muy frecuente, son responsables de una alta mortalidad, provocando en muchos de los supervivientes secuelas invalidantes de por vida.

Por ello, uno de los aspectos fundamentales en el abordaje de estos pacientes y un objetivo sanitario de gran importancia es la prevención, identificando y controlando los factores de riesgo anteriormente mencionados. El ictus es una entidad tratable, pudiendo mejorar de la mano de los neurólogos y de los fisioterapeutas la calidad de vida de los pacientes de una forma significativa a través de la rehabilitación.

Este proceso rehabilitador puede realizarse en un periodo limitado de tiempo, con el objetivo de prevenir complicaciones y reducir el déficit neurológico del paciente, a fin de conseguir la máxima capacidad funcional del paciente, para facilitar la autonomía personal, la integración familiar y sociolaboral. Debe iniciarse de forma precoz y coordinada entre los distintos profesionales, estando presente durante las distintas fases de la atención sociosanitaria.

¿Qué es la neurorrehabilitación?

La neurorrehabilitación se define como el conjunto de métodos que tienen por finalidad recuperar las funciones neurológicas perdidas o disminuidas como consecuencias de un daño cerebral o medular.

Fases de la neurorrehabilitación

1) Fase aguda o de hospitalización: Se realiza de forma precoz en la unidad hospitalaria de ictus. Para poder llevarla a cabo, los profesionales que forman parte de estas unidades planificaran el tratamiento más adecuado para cada paciente, proporcionándole ayuda multidisciplinar como fisioterapia, logopedia, neurología y cuidados por parte de personal auxiliar y enfermería que permitan realizar la estabilización de la patología.

2) Rehabilitación en fase subaguda: Dependiendo de la gravedad del paciente, se definirán procedimientos de rehabilitación hospitalaria, rehabilitación ambulatoria, atención domiciliaria o centros de media o larga estancia, dentro de cada uno de los cuales se evaluará al paciente, adaptando el tratamiento al mismo.

Hombro congelado: síntomas y tratamientos

¿Qué es?

El hombro congelado (FS), denominado de manera más formal capsulitis adhesiva, es una enfermedad que causa la degeneración del tejido, cápsula articular, y espesamiento y disminución de volumen de la cavidad glenoidea.

Es una de las patologías del aparato locomotor más frecuentes en Atención Primaria.

En España presenta una prevalencia de 78 por 1.000 habitantes, y los estudios de revisión relatan variaciones en prevalencia entre 70-200 por 1.000 adultos.

Sólo el 40-50% de los afectados consulta por dolor y, de éstos, en la mitad los síntomas persisten un año después de la primera consulta, lo que conlleva un importante consumo de recursos asistenciales y pérdidas productivas por
absentismo laboral.

¿Por qué se produce?

Las causas más frecuentes son:

• Tendinitis del manguito de los rotadores: supraespinoso, infraespinoso, y redondo menor (70% de las causas que representan el dolor de hombro) Puede estar relacionada con sobrecarga del hombro (edad media, profesiones de sobrecarga), inestabilidad articular (jóvenes, hiperlaxos) o degeneración del manguito con la edad (edad avanzada).

• Tendinitis calcificante.
• Rotura del tendón del manguito de los rotadores.
• Tendinitis bicipital.
• Rotura del tendón largo del bíceps.
• Artritis acromioclavicular.
• Bursitis subacromiodeltoidea.

¿Cómo sé si padezco un hombro congelado?

El hombro congelado se divide generalmente en las etapas siguientes:

1. El dolor severo.
2. Límite de movilidad de hombro.

Los síntomas que se desarrollan en dichas etapas son:

• Perdida de movilidad pasiva y activa del hombro.
• Rotación externa que por lo general muestra la perdida más severa.
• Depresión inferior del acromion.
• Inflamación del brazo, muñeca y los dedos afectados del mismo miembro.
• Temperatura anormal de la piel.
• Hiperhidrosis.
• Color de la piel alterada.
• Limite de la flexión de los dedos.

¿Cómo se cura?

Debemos acudir a nuestro médico para que nos ayude a controlar el dolor:

• Antiinflamatorios no esteroideos.
• Relajantes musculares
• Modalidades de calor (dolor crónico) o frío (dolor agudo).

Educación al paciente:

• Cuidados posturales.
• Adaptaciones ergonómicas en hogar y/o puesto de trabajo.

Reposo relativo, deportivo y/o laboral dependiendo de tipo de actividad en que se desempeñe e intensidad del dolor.

Fisioterapia: Las modalidades terapéuticas con mejor evidencia son:
• Ejercicios terapéuticos.
• Termoterapia (Calor superficial / Frío).
• Ultrasonido.
• TENS.
• Electroterapia.

 

Abdominoplastia ¿qué es y para quién está indicada?

La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico que extirpa el exceso de piel y grasa abdominal y corrige la flaccidez muscular.

Se suele dar en pacientes que han aumentado de peso y luego lo han perdido, o tras varios embarazos en mujeres. La abdominoplastia consigue un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha. La intervención se realiza bajo anestesia general. Después de la operación el paciente lleva una faja, reforzada con un vendaje.

Los candidatos ideales para someterse a una abdominoplastia son aquellas mujeres u hombres que están preocupados por la acumulación de grasa o por el exceso de piel en el abdomen y que no mejora a pesar de la dieta o el ejercicio físico.

Esta cirugía es especialmente útil en mujeres que han tenido varios embarazos, tras los cuales la piel y músculos abdominales se han relajado y no han recuperado su tono inicial. También puede mejorar la pérdida de elasticidad de la piel en gente mayor, situación frecuentemente asociada a una obesidad moderada. Aquellos pacientes que deban perder mucho peso deben posponer la cirugía, y priorizar dicha pérdida de peso, al igual que las pacientes que pretendan tener futuros embarazos, ya que durante la cirugía se tensan los músculos verticales del abdomen y pueden volver a relajarse en el transcurso de éste.

En la primera consulta gratuita, el cirujano plástico evaluará su estado de salud, y si es candidato a esta técnica. En la mayoría de los casos los resultados son definitivos, siempre y cuando se acompañe de una dieta equilibrada y ejercicio periódico.

Tengo enfermedad de Menière

Aproximadamente el 30 % de la población sufre de alguna patología que afecta al sistema vestibular o al equilibrio, provocando crisis de vértigo o comprometiendo la capacidad de los pacientes de realizar actividades de la vida diaria.

En este artículo vamos a acercarnos a una de las enfermedades mas comunes que provocan esta sintomatología.

¿Qué es la enfermedad de Menière?

La enfermedad de Menière se define como una enfermedad crónica del oído interno que se caracteriza por presentar episodios de vértigo espontáneo y recurrente con una duración de entre 20 min a 12 horas, pérdida auditiva fluctuante, ruidos, sensación de plenitud ótica, inestabilidad postural, náuseas, crisis de Tumarkin (caídas bruscas) y problemas de marcha.

Entre 15 y 20 casos de cada 100000 pacientes con problemas vestibulares son diagnosticados de esta enfermedad, siendo la mayoría de ellos mujeres. Es una enfermedad multifactorial e idiopática, por lo que no se sabe qué la provoca, aunque tiene un gran componente hereditario. Esta enfermedad suele aparecer en torno a las 40-50 años, aumentando la prevalencia de ésta en el rango entre los 61-70.

No se ha reportado diferencia entre una posible predominancia hacia el oído derecho o izquierdo, pero sí se ha visto que conforme aumenta la edad del paciente hay una mayor probabilidad de presentar una enfermedad de Menière bilateral.

Se han asociado múltiples factores precipitantes a los ataques de la enfermedad de Menière como: el estrés, algunos alimentos, alérgenos, cambios de presión, cambios hormonales y falta de sueño.

¿Qué debo hacer si padezco la enfermedad de Menière?

El objetivo del tratamiento en el síndrome de Menière es mejorar la sintomatología durante los cuadros agudos, prevenir ataques recurrentes e impedir el daño progresivo de la función auditiva y vestibular del paciente.

Una vez que el diagnostico ha sido realizado por un profesional especialista en el campo, es recomendable seguir las siguientes instrucciones:

• Reducir el consumo de sal.
• Beba agua embotellada, ya que el agua del grifo y sus filtros puede aumentar la cantidad de sal de la misma.
• Evite la cafeína y el alcohol, los cuales pueden empeorar los síntomas.
• Dejar de fumar puede ayudar a reducir los síntomas.
• Reducir el estrés en la medida de lo posible.
• Dormir al menos ocho horas diarias.
• Realizar rehabilitación vestibular si su otorrino especialista lo considera necesario.

¿Qué es el kinesiotape?

Todos hemos observado alguna vez en la calle o en algún evento deportivo por televisión, unas bandas de color adheridas en la piel de aquellos que han tenido alguna lesión. ¿Para qué sirven estas pegatinas? ¿Son realmente efectivas? 

Dentro de las técnicas fisioterapéuticas, existen gran variedad de métodos para calmar el dolor y tratar problemas articulares. De todo este avance en la profesión, nace un interesante método, llamado kinesiotaping o vendaje neuromuscular.
Este método fue desarrollado en el año 1970, en Japón, por Kenzo Kase. El vendaje neuromuscular se ha convertido en un método cada vez mas popular, el cual fue diseñado para imitar las cualidades de la piel humana en peso y grosor.

Dicho método está basado en la aplicación de una venda adhesiva, las cuales no tienen látex, con un adhesivo 100% acrílico que se activan por el calor y la fricción. Están compuestas 100% de fibras de algodón. Esta característica permite que sea resistente al contacto con el agua, por lo que lo hace compatible con las actividades acuáticas o con el aseo diario sin tener que volverlas a aplicar, permitiendo que el uso de éste se extienda entre 3 y 5 días.
El tejido presenta un 120-140% de capacidad de estiramiento, lo que se convierte en una característica básica para su utilización en el ejercicio terapéutico, las actividades deportivas y la prevención de lesiones.

¿Qué funciones tiene el kinesiotape?

Según el modo de aplicación, el fisioterapeuta puede utilizar el kinesiotape para distintos fines:

• Normalización de la función muscular.
• Incremento del flujo vascular y linfático.
• Corrección de patrones lesivos propioceptivos.
• Disminución del dolor musculoesquelético en fase aguda.

Todos estos objetivos se consiguen ya que a través de la cantidad de estiramiento que se imprima a la banda, pueden producirse distintos estímulos mecánicos que favorecen la lesión, por ejemplo:

• Proporciona un estímulo posicional a través de la piel.
• Alinea los tejidos de la fascia.
• Crea un mayor espacio entre la piel, músculo y el espacio intersticial por el levantamiento de la fascia y del tejido blando cuando la cinta está situada encima del área del dolor o inflamación.
• Proporciona estímulos sensoriales para facilitar o limitar el movimiento.
• Facilita la eliminación del edema ya que dirige el exudado hacia el conducto linfático.

Consejos para manejar la lumbalgia

El lumbago o lumbalgia, es una de las patologías mas invalidantes que padece la población durante el periodo agudo de las mismas. Cuando hablamos de lumbalgia nos referimos a dolor que aparece en la zona lumbar, que puede ser irradiado o no.

Este tipo de dolor esta muy relacionado con la presencia de alguna patología musculo esquelética a nivel lumbar, ya sea causado por alguna hipertonía muscular, una disminución de la movilidad de ese tramo vertebral, debido a la aparición de alguna afectación discal (hernias, protusiones…) o bien debido alguna afectación ósea como artrosis o fracturas.

A veces, el dolor lumbar puede ser indicativo de alguna patología visceral, como infecciones de orina o alguna patología ginecológica, por lo que es importante acudir al profesional de la salud correspondiente que pueda hacer un correcto diagnostico diferencial y establecer un correcto tratamiento.

En este artículo vamos a intentar dar una serie de sencillas pautas para esos primeros días de dolor después de un gran esfuerzo, para poder así hacer el dolor mas llevadero:

 

1)Termoterapia: Ayudándose de una manta eléctrica, un saco de semillas o algún dispositivo similar, colóquese calor en la zona de dolor durante un máximo de 20 minutos, 3 veces al día.

 

2) Medicación: Como hemos dicho anteriormente, es necesario acudir al médico cuando este cuadro aparece, por lo que será primordial seguir las pautas de medicación que este nos indique.

 

3) Reposo: Aunque hay una falsa creencia de que el reposo mejora los cuadros agudos, se ha demostrado que en la lumbalgia, un reposo prolongado puede empeorar el cuadro e incluso favorecer que aparezca de nuevo. Solo en casos en los que el dolor sea muy fuerte esta indicado el reposo relativo, pero no mas de tres días.

 

4) Actividad: Es fundamental comenzar a moverse en cuanto el dolor lo permita de forma suave. Es importante evitar realizar movimientos bruscos que exacerben el dolor, así como evitar cargar peso o hacerlo adoptando malas posturas. El ejercicio suave como el Pilates o la natación, son fundamentales para la mejora del lumbago y para evitar su reaparición.

 

Cómo mejorar mi esguince de tobillo

El esguince de tobillo es una de las patologías músculo esqueléticas más frecuentes tanto para el deportista como para la población en general, presentándose en el 30 % de las lesiones deportivas causando pérdida considerable de tiempo por discapacidad, y un coste elevado en la atención médica.

La lesión más frecuente se presenta en el ligamento lateral en el 85% de los casos, 10% comprometen la sindesmosis y 5% el ligamento deltoideo. El esguince de tobillo se clasifica en 3 grados dependiendo de las características clínicas y de los hallazgos del examen físico.

Es necesario que tras el diagnóstico de esguince de tobillo y una vez aplicadas las pautas de tratamiento según el grado del esguince por parte del traumatólogo, de forma progresiva comencemos a realizar potenciación de la musculatura que influye en la movilidad del tobillo.

Estos ejercicios permitirán, una vez pasada la fase aguda del esguince en primer lugar, ir aumentando de forma progresiva la estabilidad del mismo. Estos ejercicios deben realizarse sin provocar dolor y dentro del rango de movimiento que la lesión permit

3 Ejercicios para fortalecer mi tobillo tras un esguince:

Cada ejercicio se realizara en 3 series de 15 repeticiones cada una. (3×15)

1. Resistencia a la flexión plantar:

Nos colocamos sentados con las rodillas estiradas y la espalda recta. Colocamos la cinta en el pie y sujetando los extremos, colocamos el pie en una posición de flexión dorsal (los dedos hacia mi). Levaremos la punta del pie hacia el suelo, sin mover los brazos.

Si queremos trabajar sobre el soleo más incisivamente, colocamos el miembro inferior en una ligera flexión de rodilla para inhibir los gemelos.

ejercicio 1 esguince tobillo

2. Resistencia a la flexión dorsal:

Colocaremos la banda atada a algo frente a nosotros y a su vez al dorso del pie y realizamos una flexión dorsal contra resistencia.

ejercicio 2 esguince tobillo

3. Resistencia a la inversión:

Colocamos  el theraband alrededor del pie y lo amarramos a algún objeto que se encuentre en el lado externo del pie. Llevaremos el pie hacia abajo y hacia dentro.

ejercicio 3 esguince tobillo

 

4. Resistencia a la eversión:

Colocamos el theraband alrededor del pie y lo amarramos a algún objeto que se encuentre en el lado medial del pie. Llevaremos el pie a flexión dorsal  y hacia externo, contra resistencia de la banda.

ejercicio 4 esguince tobillo

 

Todo tratamiento debe ser supervisado por su profesional de la salud antes de ser realizado en el domicilio para evitar el agravamiento de la lesión.

Bibliografía:

1. American orthopaedic foot and ankle society. How to Strengthen Your Ankle After a Sprain.