Cervicalgia o dolor cervical ¿A qué se debe?¿Como podemos prevenirlo?

La cervicalgia o dolor cervical, representa una de las patologías musculoesqueléticas más frecuentes en nuestra sociedad. Junto a la lumbalgia, son los dos motivos de consulta más habituales dentro de la consulta de fisioterapia.

La cervicalgia mecánica (es decir, ocasionada por algún problema relacionado con el movimiento) salvo complicaciones, suele evolucionar de forma favorable al tratamiento de fisioterapia, aunque en ocasiones, su total recuperación se prolonga en el tiempo.

 

¿Qué es?

 

Se conoce como cervicalgia mecánica el dolor de cuello provocado por un espasmo muscular. La causa exacta de dicho espasmo no se conoce bien actualmente, pero parece que se asocia con frecuencia con factores posturales. Se incluye dentro de este concepto cualquier alteración en las partes blandas, como puede ser el músculo, ligamento, disco y nervios, así como vértebras y articulaciones circundantes. La causa más común es la lesión de estas estructuras, asociadas a un traumatismo o a un deterioro progresivo.

La columna cervical es muy flexible y permite más movilidad que cualquier segmento de la columna, ya que sobre ella descansa el cráneo, parte fundamental del sistema nervioso central, que nos permite mantenernos orientados en el espacio a través de la visión y de los distintos sistemas que este contiene. Este exceso de movilidad que presenta, la hace más susceptible de presentar algún tipo de molestia.

Dicho dolor puede encontrarse localizado en el cuello o extendido a los brazos, la cabeza o la espalda. Puede ser de tipo sordo, como un adormecimiento, o bien similar a un hormigueo, e incluso incluir mareo y nauseas.

 

¿Tiene tratamiento?

 

La respuesta es un rotundo sí.

La cervicalgia necesita de un diagnóstico diferencial medico ante todo, ya que es necesario definir cuál es la causa de este.

En el caso de que el medico traumatólogo especializado defina que el dolor es puramente mecánico, serán las manos del fisioterapeuta y sus recomendaciones las que permitan aliviar el dolor del paciente y proporcionarle las pautas necesarias para mejorar su condición.

 

Tratamiento

 

Una vez realizada la valoración por ambos profesionales de la salud, a través de un trabajo multidisciplinar, se establecerá un protocolo de trabajo, dependiendo de la causa.

Las modalidades de tratamiento fisioterápico más utilizadas para el abordaje de la cervicalgia mecánica son las siguientes:

 

  • Terapia manual: Aquí se incluye la masoterapia y cualquier otra técnica que el fisioterapeuta crea indicado realizar como la punción seca, estiramientos, inhibición de puntos gatillo, terapia con ganchos…etc.
  • Ejercicios: Es importante que estos estén específicamente elegidos para cada uno de los pacientes de forma personalizada, una vez realizada la evaluación.
  • Calor
  • Frío
  • Ultrasonidos: Su aplicación se realiza en la clínica de fisioterapia, eligiendo el profesional la dosis adecuada según la fase en la que se encuentre la patología.
  • Electroterapia: TENS, Microondas, Infrarrojos, Corrientes galvánicas…todas enfocadas a disminuir el impulso doloroso y mejorar la inflamación de la zona.

Cualquier sintomatología puede tener distintas causas, por lo que es importante consultar al profesional sanitario antes de decidir realizar ningún tipo de intervención.

El esguince de tobillo

En la época estival, es frecuente la utilización de calzado con poca sujeción, así como aumenta la frecuencia de realización de deportes al aire libre, paseos por la playa, así como toda actividad que requiere de una mayor actividad física, ya que el sol y el buen tiempo animan a salir y a disfrutar del entorno.

Todos estos factores contribuyen a que la patología de la que vamos a hablar sea más frecuente en esta época, por lo que vamos a intentar acercarnos un poco a ella para comprender su tratamiento y evolución.

¿Qué es el esguince de tobillo?

Llamamos esguince de tobillo a una distensión ligamentaria de la articulación, provocada por un movimiento brusco derivado de la actividad física o de algún terreno o calzado inestable.

 

Normalmente, el movimiento que provoca esta lesión es lo que los médicos llaman la inversión del pie, lo que quiere decir que la planta del pie apunta hacia el pie opuesto. Los esguinces de tobillo son frecuentes, representando el 25% de todas las lesiones relacionadas con el deporte.

Los síntomas mas frecuentes de esta lesión son:

  • Dolor
  • Sensibilidad a la presión y al tacto.
  • Inflamación.
  • Dificultad para cargar peso en el pie afecto o para andar.
  • Aparición de hematomas.

¿A quién debemos acudir cuando pensemos que hemos sufrido uno?

Es fundamental acudir al médico tras haber sufrido un esguince de tobillo, ya que es necesario definir la gravedad de este. Dicho profesional realizará una exploración completa y prescribirá en el caso de que lo crea necesario, alguna prueba de imagen que pueda esclarecer el estado de la articulación.

Una vez haya finalizado la visita al medico, el acudir al fisioterapeuta mejorará la recuperación, ya que este puede actuar en las distintas fases de la lesión, disminuyendo la inflamación y el dolor, favoreciendo la circulación y la movilidad, adaptándose a las fases y finalmente, permitiendo la readaptación a la actividad de una forma progresiva y segura.

¿Cuánto tiempo tardamos en recuperarnos?

 La duración del tiempo de reposo es algo que depende de la gravedad del esguince. En el caso de que este sea leve, deberíamos realizar un reposo relativo de entre unos 10 y 14 días, pero siempre de la mano de un profesional de la salud que vaya marcando las pautas a seguir para que esta sea lo mas rápida posible.

Muchos pacientes en la clínica nos preguntan tras un esguince de tobillo, cuándo podrán volver a realizar algún tipo de deporte, a lo que solemos contestar:

  • El medico de el visto bueno a la realización de actividad física.
  • Hayas realizado correctamente todas las pautas indicadas por el fisioterapeuta.
  • Haya bajado la inflamación.
  • Pueda caminar apoyando el pie afecto sin cojear.
  • No aparezca ningún tipo de dolor.
  • El tobillo tenga un rango de movimiento completo.
  • La musculatura haya adquirido fuerza suficiente para comenzar la actividad.

Vértigo (Parte II) Rehabilitación vestibular

Tal y como hablamos en el artículo anterior, el vértigo, aunque es una patología que presenta una gran variedad de posibles causas, las cuales pueden ser tratadas por su especialista (normalmente otorrinolaringólogo). Éste tiene a su disposición los tratamientos necesarios según su patología desde el punto de vista farmacológico, así como la potestad de derivar al servicio que considere el más oportuno según la etiología de su vértigo.

Dentro de estos servicios, en las siguientes líneas vamos a profundizar en una de las áreas mas novedosas de la fisioterapia, como es la rehabilitación vestibular, la cual puede ser muy útil para este tipo de pacientes.

¿Qué es la rehabilitación vestibular?

La rehabilitación vestibular engloba un conjunto de técnicas y programas de ejercicio destinados a mejorar los síntomas que presentan los pacientes con vértigo, como son la inestabilidad, la visión borrosa y los desequilibrios, característicos de este tipo de enfermedades.

Mediante el tratamiento de fisioterapia vestibular, intentaremos proporcionar a nuestros pacientes las herramientas necesarias para disminuir los síntomas y facilitar las actividades de la vida diaria de estos pacientes, ayudando a reducir el riesgo de caídas y otras situaciones que puedan ser comprometidas.

De forma muy generalizada, son ejercicios realizados principalmente en el domicilio que, basándose en los mecanismos de adaptación, sustitución y habitación que se aplican de forma progresiva, se orientan hacia las necesidades especificas de cada individuo, con el propósito de que los incorpore en su día a día y los mantenga en el tiempo. Además, este tipo de pacientes necesitan de un apoyo psicológico y de una educación sobre su patología para que su recuperación sea satisfactoria.

¿Es eficaz la rehabilitación vestibular?

La rehabilitación vestibular es segura, eficaz y puede ofrecer buenos resultados a largo plazo. Esta rehabilitación se encuentra respaldada de por el trabajo de la estabilidad postural y de la mirada en aquellas personas que padecen de una hipofunción vestibular bilateral.

Con ella podemos conseguir una mejora del equilibrio, pero cabe destacar, que las terapias mas avanzadas que se están desarrollando hoy en día, como la realidad virtual, el sistema Wii con plataforma de equilibrio, el uso de estímulos optokineticos… pueden mostrar resultados mucho mas rápidos, además de proporcionar un feedback de la recuperación del paciente.

¿Tiene alguna contraindicación?

Aunque no serían contraindicaciones absolutas, existen algunas situaciones en las que el desarrollo de la fisioterapia vestibular no presentaría grandes beneficios, como pueden ser el síndrome de hipotensión ortostática, ya que este se debe mas a un cambio de presión sanguínea, por lo que el trabajo del equilibrio no tendría mucho sentido). Otro caso en el cual no estaría indicada la rehabilitación vestibular, es aquel en el que los vértigos están causados por la ototoxicidad de algún fármaco que se esté ingiriendo, aunque, en el caso de que este produjera un daño irreversible a nivel del sistema vestibular, una vez retirado, podría utilizarse la rehabilitación vestibular para disminuir las posibles secuelas del mismo.

3 cosas importantes que saber antes de realizarte un tratamiento con ácido hialurónico

La seguridad del paciente en Medicina Estética es primordial. Actualmente, el nivel de los profesionales médicos que se dedican a esta rama médica en España es muy elevado, por lo que los tratamientos que se realizan cumplen los requisitos de seguridad para asegurar el bienestar de los pacientes.

Hoy hablamos de tres aspectos importantes que los médicos estéticos realizamos para velar por tu seguridad y que denotan una buena práctica de esta disciplina:

1. Tu médico te presentará antes de comenzar el tratamiento el producto a utilizar.

Éste debe de estar autorizado para su uso como relleno dérmico en España y cumplir con los estándares de calidad establecidos.

2. Tu médico abrirá el producto a utilizar delante de ti. Así sabrás que ese vial no ha
sido utilizado anteriormente.

Recuerda que un vial es intransferible y no puede inyectarse a otro paciente.

3. Tu médico te entregará una pegatina o un registro del producto que llevas infiltrado.

Una copia se guarda en tu historial y la otra se te entrega para que siempre sepas qué llevas puesto y así tener tu producto identificado.

La Medicina Estética también es salud, por ello recuerda siempre acudir a centros autorizados y ponerte en manos de médicos formados en estas técnicas para que tu tratamiento sea seguro y efectivo.

Dra. María del Mar Burgos.
Medicina Estética y Antienvejecimiento.

Vértigo (Parte I) Una patología incapacitante

Todos hemos montado alguna vez en barco, en coche, o en alguna atracción y hemos experimentado una sensación que normalmente describimos como “mareo”. Sobra decir que, llegado a un extremo, este estado puede llegar a producir un malestar que llegue a incapacitar a la persona, pudiendo provocar síntomas digestivos e incluso síncopes (desmayos).

Imagínense lo que sería padecer esta sensación sin nada que la desencadene, de forma espontánea e incontrolable.

El vértigo se describe como la sensación ilusoria que tiene una persona de estar girando o moviéndose, o como si el mundo estuviera girando a su alrededor.

Esta patología puede ser causa de un problema de origen central (cerebro) o de un problema procedente del oído interno, donde se encuentra el órgano del equilibrio, también llamado sistema vestibular.

El sistema vestibular está formado por tres estructuras: utrículo, sáculo y canales semicirculares. Estas estructuras contendrán una serie de sustancias, las cuales permitirán registrar la movilidad del cuerpo en el espacio, y con respecto a esto, realizar las correcciones oportunas para poder mantener el equilibrio y la postura, así como la horizontalidad de la mirada.

¿Qué lo provoca?

Dependiendo del origen de la patología, tal y como hemos explicado anteriormente, podemos diferenciar dos tipos de vértigo: vértigo periférico (oído) y vértigo central (sistema nervioso central), a saber:

I) Vértigo periférico:
a. Vértigo postural benigno (vértigo postural paroxístico benigno, también conocido como BPPV): Tal y como su nombre indica es un vértigo benigno, el cual puede corregirse en consulta a través de la realización de maniobras, las cuales serán ejecutadas por el médico especializado.

b. Ciertos medicamentos, como antibióticos, diuréticos o salicilatos, los cuales son tóxicos para las estructuras del oído interno.
c. Inflamación del nervio vestibular (neuronitis).
d. Irritación e hinchazón del oído interno (laberintitis).

e. Enfermedad de Ménière.

f. Presión en el nervio vestibular, por lo general de un tumor no canceroso, como un meningioma.

II) Vértigo central:

a. Enfermedad vascular.
b. Ciertos fármacos como anticonvulsivos, ácido acetilsalicílico (aspirina) y alcohol.
c. Esclerosis múltiple.

d. Convulsiones (poco común).

e. ICTUS.

f. Tumores (cancerosos o no).

g. Migraña.

¿Es lo mismo vértigo que mareo?

Es importante este punto ya que, al ser un síntoma subjetivo del paciente, es fundamental que aprendamos a diferenciarlos, para poder expresar al médico los síntomas con la mayor exactitud y así el diagnostico pueda ser más rápido y certero. Aunque puedan utilizarse como sinónimos, son dos entidades diferentes.

Describiremos el mareo como una sensación de aturdimiento, en la que la persona puede sentir que va a perder el equilibrio. Normalmente un mareo se puede controlar rápidamente. En el caso de que estas sensaciones se repitieran con cierta frecuencia, seria necesario consultar al médico, ya que podrían ser el síntoma de alguna enfermedad subyacente.

El vértigo, por el contrario, es bastante menos frecuente, ya que afecta aproximadamente al 3% de la población. Lo podemos describir como la sensación ilusoria de giro de las cosas que se encuentran a nuestro alrededor, aunque nosotros estemos quietos. También se describe como un vértigo, a la imposibilidad de identificar que un objeto esta girando a nuestro alrededor, percibiendo que el mismo se encuentra estático. Algo muy característico del vértigo es la aparición de movimientos espontáneos de los ojos, también llamados nistagmos, los cuales se caracterizan por ser rápidos y repetitivos, normalmente en una misma dirección.

¿Tiene tratamiento?

El vértigo, aunque es una patología amplia debido a sus posibles causas, es un campo que hoy en día esta siendo ampliamente estudiado, el cual puede ser tratado por su especialista (normalmente otorrinolaringólogo). Este tiene a su disposición los tratamientos necesarios según su patología desde el punto de vista farmacológico, así como la potestad de derivar a rehabilitación vestibular para mejorar su calidad de vida si su patología lo permitiera.

Esclerosis lateral amiotrofica (ELA): el papel de la fisioterapia respiratoria

La esclerosis lateral amiotrófica o ELA es una enfermedad neurodegenerativa la cual fue descubierta en el siglo XIX, que afecta principalmente a las funciones motóricas del cuerpo. Esto nos puede hacer pensar que serán limitadas las consecuencias de su padecimiento pero, ¿acaso el ser humano no es energía y dinamismo en todo él?

El cuerpo humano está perfectamente diseñado para el movimiento, por lo tanto una afectación de las estructuras nerviosas que controlan dicha acción, repercutirá globalmente sobre el sistema. Cuando hablamos de musculatura tendemos a pensar directamente en los brazos o las piernas, pero solemos olvidarnos de que necesitamos musculatura para reírnos, mantenernos en pie…y, entre todas ellas, una de las mas importantes: respirar.

El compromiso respiratorio en pacientes con ELA

La afectación a nivel respiratorio en los pacientes con ELA, es la más grave y habitual causa de muerte, que suele ocurrir aproximadamente entre los 3 y 5 años desde el inicio de la enfermedad. Dado que el principal problema en la ELA, es la muerte celular de neuronas motoras, estos pacientes presentarán una capacidad limitada durante las fases de inspiración y espiración, con incapacidad de generar volumen, debido a la debilidad de la musculatura respiratoria.

Aunque el tratamiento depende de un equipo multidisciplinar, en este artículo intentaremos acercarnos un poco más a la labor del fisioterapeuta con estos pacientes.

El método de trabajo en fisioterapia respiratoria

El abordaje con técnicas de Fisioterapia Respiratoria en pacientes con Esclerosis Lateral Amiotrófica, es primordial y en la mayoría de los casos y dependiendo del tipo de técnica se produce un aumento en la supervivencia del paciente y en la calidad de vida de éste.

Técnicas de trabajo:

  • Trabajo de la musculatura respiratoria:

El fisioterapeuta de un paciente, ya no solo con ELA, sino con cualquier patología que curse con problemas respiratorios, actuará como un entrenador, el cual se centrará en facilitar la función de aquella musculatura que se encarga de la ventilación, así como de garantizar que las vías aéreas trabajen correctamente, proporcionando al paciente una serie de pautas para mejorar la funcionalidad del sistema respiratorio.

diafragma

El diafragma es el músculo de la inspiración humana más importante. Durante el reposo, es responsable de aproximadamente el 75% de la ventilación.

Una de las técnicas utilizadas es la estimulación diafragmática. Es una técnica que todavía está en estudio, pero se basa en la electroestimulación de la musculatura diafragmática a través de la implantación de electrodos intramusculares. Aunque se necesitan más estudios que avalen el uso de este método de tratamiento, la evidencia señala que el beneficio es mayor que el riesgo que supone su utilización. En cualquier caso, esta técnica no sustituye a la ventilación no invasiva.

Otra técnica también utilizada, la cual es beneficiosa es la insuflación/exuflación mecánica, que logra incrementar los flujos y las presiones durante la fase espiratoria de la tos. La insuflación seguida de una exhalación inmediata simula y asiste todas las fases de la tos; esto ha demostrado en pacientes con ELA y otras enfermedades neuromusculares, un incremento mayor del flujo espiratorio.

  • Prevención de complicaciones respiratorias:

– Ventilación No invasiva: ha presentado una clara eficacia en esta enfermedad. A día de hoy es la más utilizada. Consiste en la utilización de maquinas de presión positiva a dos niveles, las cuales se utilizarán a través de gafas oronasales o mascarillas.

– Ventilación mecánica invasiva por traqueotomía: Suele ser el paso posterior a la ventilación no invasiva, ya que se prefiere evitar los riesgos que conlleva una intervención de esas características.

Tipos de Ácido Hialurónico

¿Sabías que un mismo tipo de ácido hialurónico no vale para todo?

Es por ello que existen diferentes tipos. Cada uno de ellos tiene una densidad y una composición específicas para cada zona a tratar. Cuando hablábamos del proceso de reticulación veíamos que éste nos permitía aumentar la duración del producto así como obtener diferentes tipos de ácido hialurónico.

Aunque son muchas las propiedades y características que diferencian a un tipo de ácido hialurónico de otro, vamos a dividirlos según su densidad para comprender de forma más sencilla la utilidad de cada uno de ellos:

• Densidad alta
• Densidad intermedia
• Densidad baja
• Muy baja densidad

Densidad alta
Los ácidos hialurónicos de este grupo son ácidos de mayor reticulación. Son ácidos firmes, densos, que buscan ‘imitar’ la consistencia de hueso para proyectar y voluminizar.

Estos ácidos se utilizan para voluminizar, proyectar o crear volúmenes nuevos, por lo que son ideales para zonas como el pómulo, mentón o el arco mandibular.

Densidad intermedia
Son ácidos más elásticos, más moldeables, como si fueran una ‘plastilina’ que se adapta a las zonas móviles.

Son ideales para voluminizar de forma dinámica, al integrarse mejor en zonas de gran movilidad. Por ello , solemos utilizarlos en zonas como la mejilla, los labios o los surcos.

Densidad baja
Este grupo de ácidos tienen la característica de ser más blandos, como si de un ‘’ aceite’’ se tratara. Por ello se integran muy bien en un tejido sin voluminizar en exceso.

Su indicación principal es la corrección de líneas superficiales con poca o mínima voluminización. Los utilizamos en zonas como la ojera, los labios o la zona del código de barras entre otros.

Densidad muy baja
Su consistencia es prácticamente como la del agua, por lo que nos permite hidratar y nutrir la piel en profundidad sin aportar volumen. Esto lo hace ideal para redensificar la piel de la cara, el cuello y el escote.

Conocer que existen diferentes tipos de ácido hialurónico con propiedades características nos ayuda comprender por qué un mismo tipo de ácido hialurónico no vale para todo.

Disponer de este amplio abanico de productos hace que sea un tratamiento muy versátil que nos permite individualizar cada caso y personalizar al máximo cada procedimiento para obtener resultados eficaces a la par que naturales.

Dra.María del Mar Burgos.
Medicina Estética y Antienvejecimiento.

La luxación de cadera

A día de hoy, el miembro inferior está acaparando la atención de cada día más especialistas debido a la cantidad de lesiones producidas en ellos. Estas lesiones se producen en todos los grupos poblacionales, desde niños afectados genéticamente, jóvenes con sobrecarga de ejercicio o ancianos afectados por enfermedades.

Una de las articulaciones del miembro inferior más afectada es la cadera o articulación fémoro acetabular, la cual puede desarrollar multitud de patologías, las cuales normalmente son incapacitantes ya que limitan la marcha.

Las lesiones de cadera en nuestra sociedad constituyen un gran impacto hoy en día tanto sanitario, como económico. Gran parte de la población anciana de nuestro país padece algún problema en dicha articulación, por lo que vamos a intentar acercarnos un poco más a una de sus patologías, la luxación de cadera.

¿Qué es una luxación?

Las luxaciones posteriores son las más frecuentes. Una luxación posterior se define como la salida de la cabeza femoral hacia atrás; esta se proyecta contra borde posterior del acetábulo (ver imagen anterior) y abandona la cavidad articular, quedando alojada tras ella. Así ocurre en el choque frontal en un accidente automovilístico.

¿Son frecuentes?

Las luxaciones traumáticas de cadera suponen del 2 al 5% de todas las luxaciones. Son normalmente consecuencia de traumatismos de alta energía y, a menudo, van acompañadas de otras lesiones: hasta el 95% de las que acontecen en accidentes de tráfico asocian otra lesión del aparato locomotor.

La luxación traumática de cadera es muy poco frecuente en niños. De este 2 – 5% mencionado anteriormente, sólo el 5%, o 0,8 casos por millón, ocurren en niños menores de 14 años. Es decir, son 25 veces menos comunes en niños que en adultos.
Por otro lado, sobresalen las luxaciones tras un reemplazo total de cadera, que se produce en 3-19% de todos los reemplazos totales de cadera, por lo que es fundamental seguir las recomendaciones proporcionadas por el fisioterapeuta durante su atención hospitalaria.

¿Cómo sé si me he luxado la cadera?

El diagnóstico de las luxaciones traumáticas de cadera es clínico y se basa en el antecedente de traumatismo violento, dolor intenso, impotencia funcional, acortamiento del miembro afectado y posición viciosa del muslo. Es una emergencia que requiere tratamiento en el menor tiempo posible para evitar complicaciones.

¿Qué puede hacer mi fisioterapeuta por mí?

El fisioterapeuta debe tener presente que el tiempo de cicatrización en el caso de una intervención quirúrgica es siempre más largo.

Una vez se inicia el tratamiento de fisioterapia, hay una exploración completa del paciente y se valora el estado de la articulación afectada. Puede suceder que, aunque venga diagnosticado como una luxación y que el fisioterapeuta piense que pueda haber una inestabilidad, encuentre una articulación rígida (debido a la inmovilización, las complicaciones u otros factores asociados). Entonces deberá comenzar por la rigidez buscando un aumento del arco articular, disminuyendo el dolor, etc. También se puede presentar como una articulación inestable y entonces, habrá un buen refuerzo muscular dirigido.

¿Cómo se fabrica el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es uno de los materiales más utilizados en el ámbito de la Medicina Estética. En publicaciones anteriores hemos hablado de su composición y de las estructuras del cuerpo humano en las que podemos encontrarlo. Hoy vamos a hablar de otro aspecto importante para conocer más acerca de este tratamiento: cómo se fabrica.

Lo primero que debemos saber es que el ácido hialurónico sintetizado en laboratorio no es de origen animal, sino que se obtiene por fermentación bacteriana.

Tras este proceso de fermentación se somete a una purificación y se le añade un agente reticulante que permite aumentar su duración.

¿Qué es la reticulación?

El ácido hialurónico tarda aproximadamente 72 horas en ser degradado por nuestro organismo. Por ello, necesitamos aumentar su vida media en el organismo para que los resultados de los tratamientos puedan perdurar más en nuestro cuerpo. ¿Imaginas tener que repetir los tratamientos cada un par de días? No sería viable, por ello existe el proceso de reticulación.

La reticulación nos permite obtener diferentes densidades de ácido hialurónico y prolongar su vida media. Este proceso consiste en añadir a la molécula de acido hialurónico un agente reticulante que le permite adoptar una conformación de red o malla (de ahí el termino ‘reticular’).

Esta estructura le brinda su conformación de gel y hace más difícil su degradación por parte de las enzimas que lo digieren, aumentando su vida media.

Gracias a este proceso de reticulación en laboratorio el ácido hialurónico puede brindarnos unos resultados de hasta 12- 18 meses.

En próximas publicaciones veremos cómo este proceso de reticulación influye en la fabricación de diferentes tipos de ácido hialurónico.

Dra.María del Mar Burgos.
Medicina Estética y Antienvejecimiento.

¿Por qué me duele la rodilla? Un pequeño acercamiento al famoso menisco

Hagamos la actividad de hagamos, debido al paso de los años, las articulaciones se desgastan igual que se puede consumir una tiza cuando un profesor la utiliza para escribir en una pizarra (aunque a menor velocidad, claro está).

Algo así es lo que ocurre en nuestras articulaciones y, en este caso, profundizaremos en la rodilla.

¿Dónde se encuentran los meniscos?

La articulación de la rodilla esta formada por el extremo dista del fémur, el cual contactará con el extremo proximal de la tibia. Entre ellos, con el objeto de disminuir la presión y el rozamiento, aparece una estructura cartilaginosa: los meniscos. Existen dos meniscos, uno que se encuentra más interno (o más cerca de la otra pierna) y otro que se encuentra mas externo (hacia fuera).

¿Cuál es su función?

Los meniscos tienen varias funciones que los hacen imprescindibles para el correcto funcionamiento de la rodilla:

  • Amortiguador
  • Nutrición del cartílago
  • Condroprotector
  • Estabilizador
  • Congruencia articular
  • Lubrificaron
  • Disminuye la presión sobre el cartílago
  • Propiocepción
  • Aumentan el área de contacto
  • Limitan que la flexión y la extensión sean excesivas.

¿Cuánta gente padece estas lesiones?

La incidencia de la lesión meniscal es alta en la población joven (varones) y más aún entre los deportistas. Corresponde a una de las lesiones traumáticas más frecuentes de la rodilla. Las roturas del menisco interno son más frecuentes (6 a 1) que las del menisco externo.

El tratamiento de las lesiones meniscales continúa siendo el procedimiento quirúrgico más frecuente que se practica en la rodilla.

¿Porqué se producen?

Las lesiones meniscales pueden afectar a cualquier edad, pero las causas son algo diferentes en los distintos grupos de edad.

En los pacientes más jóvenes, el menisco es una estructura bastante resistente y elástica. La rotura del menisco en pacientes menores de 30 años generalmente es el resultado de una lesión importante por torsión de la rodilla. Con frecuencia están relacionadas con alguna actividad deportiva.

En las personas mayores, el menisco se vuelve más débil con los años. El tejido meniscal degenera y se vuelve menos resistente. Las roturas meniscales a estas edades pueden deberse a un traumatismos menores (por ejemplo, al levantarse de la posición de cuclillas). La rotura degenerativa del menisco se ve con frecuencia como una parte integrante de la artrosis de rodilla en la población de más edad. En muchos casos, no se recuerda un traumatismo específico que haya roto el menisco.