hombro congelado que es

Hombro congelado: síntomas y tratamientos

¿Qué es?

El hombro congelado (FS), denominado de manera más formal capsulitis adhesiva, es una enfermedad que causa la degeneración del tejido, cápsula articular, y espesamiento y disminución de volumen de la cavidad glenoidea.

Es una de las patologías del aparato locomotor más frecuentes en Atención Primaria.

En España presenta una prevalencia de 78 por 1.000 habitantes, y los estudios de revisión relatan variaciones en prevalencia entre 70-200 por 1.000 adultos.

Sólo el 40-50% de los afectados consulta por dolor y, de éstos, en la mitad los síntomas persisten un año después de la primera consulta, lo que conlleva un importante consumo de recursos asistenciales y pérdidas productivas por
absentismo laboral.

¿Por qué se produce?

Las causas más frecuentes son:

• Tendinitis del manguito de los rotadores: supraespinoso, infraespinoso, y redondo menor (70% de las causas que representan el dolor de hombro) Puede estar relacionada con sobrecarga del hombro (edad media, profesiones de sobrecarga), inestabilidad articular (jóvenes, hiperlaxos) o degeneración del manguito con la edad (edad avanzada).

• Tendinitis calcificante.
• Rotura del tendón del manguito de los rotadores.
• Tendinitis bicipital.
• Rotura del tendón largo del bíceps.
• Artritis acromioclavicular.
• Bursitis subacromiodeltoidea.

¿Cómo sé si padezco un hombro congelado?

El hombro congelado se divide generalmente en las etapas siguientes:

1. El dolor severo.
2. Límite de movilidad de hombro.

Los síntomas que se desarrollan en dichas etapas son:

• Perdida de movilidad pasiva y activa del hombro.
• Rotación externa que por lo general muestra la perdida más severa.
• Depresión inferior del acromion.
• Inflamación del brazo, muñeca y los dedos afectados del mismo miembro.
• Temperatura anormal de la piel.
• Hiperhidrosis.
• Color de la piel alterada.
• Limite de la flexión de los dedos.

¿Cómo se cura?

Debemos acudir a nuestro médico para que nos ayude a controlar el dolor:

• Antiinflamatorios no esteroideos.
• Relajantes musculares
• Modalidades de calor (dolor crónico) o frío (dolor agudo).

Educación al paciente:

• Cuidados posturales.
• Adaptaciones ergonómicas en hogar y/o puesto de trabajo.

Reposo relativo, deportivo y/o laboral dependiendo de tipo de actividad en que se desempeñe e intensidad del dolor.

Fisioterapia: Las modalidades terapéuticas con mejor evidencia son:
• Ejercicios terapéuticos.
• Termoterapia (Calor superficial / Frío).
• Ultrasonido.
• TENS.
• Electroterapia.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 3 =