menisco

¿Por qué me duele la rodilla? Un pequeño acercamiento al famoso menisco

Hagamos la actividad de hagamos, debido al paso de los años, las articulaciones se desgastan igual que se puede consumir una tiza cuando un profesor la utiliza para escribir en una pizarra (aunque a menor velocidad, claro está).

Algo así es lo que ocurre en nuestras articulaciones y, en este caso, profundizaremos en la rodilla.

¿Dónde se encuentran los meniscos?

La articulación de la rodilla esta formada por el extremo dista del fémur, el cual contactará con el extremo proximal de la tibia. Entre ellos, con el objeto de disminuir la presión y el rozamiento, aparece una estructura cartilaginosa: los meniscos. Existen dos meniscos, uno que se encuentra más interno (o más cerca de la otra pierna) y otro que se encuentra mas externo (hacia fuera).

¿Cuál es su función?

Los meniscos tienen varias funciones que los hacen imprescindibles para el correcto funcionamiento de la rodilla:

  • Amortiguador
  • Nutrición del cartílago
  • Condroprotector
  • Estabilizador
  • Congruencia articular
  • Lubrificaron
  • Disminuye la presión sobre el cartílago
  • Propiocepción
  • Aumentan el área de contacto
  • Limitan que la flexión y la extensión sean excesivas.

¿Cuánta gente padece estas lesiones?

La incidencia de la lesión meniscal es alta en la población joven (varones) y más aún entre los deportistas. Corresponde a una de las lesiones traumáticas más frecuentes de la rodilla. Las roturas del menisco interno son más frecuentes (6 a 1) que las del menisco externo.

El tratamiento de las lesiones meniscales continúa siendo el procedimiento quirúrgico más frecuente que se practica en la rodilla.

¿Porqué se producen?

Las lesiones meniscales pueden afectar a cualquier edad, pero las causas son algo diferentes en los distintos grupos de edad.

En los pacientes más jóvenes, el menisco es una estructura bastante resistente y elástica. La rotura del menisco en pacientes menores de 30 años generalmente es el resultado de una lesión importante por torsión de la rodilla. Con frecuencia están relacionadas con alguna actividad deportiva.

En las personas mayores, el menisco se vuelve más débil con los años. El tejido meniscal degenera y se vuelve menos resistente. Las roturas meniscales a estas edades pueden deberse a un traumatismos menores (por ejemplo, al levantarse de la posición de cuclillas). La rotura degenerativa del menisco se ve con frecuencia como una parte integrante de la artrosis de rodilla en la población de más edad. En muchos casos, no se recuerda un traumatismo específico que haya roto el menisco.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *