cervicalgia

Cervicalgia o dolor cervical ¿A qué se debe?¿Como podemos prevenirlo?

La cervicalgia o dolor cervical, representa una de las patologías musculoesqueléticas más frecuentes en nuestra sociedad. Junto a la lumbalgia, son los dos motivos de consulta más habituales dentro de la consulta de fisioterapia.

La cervicalgia mecánica (es decir, ocasionada por algún problema relacionado con el movimiento) salvo complicaciones, suele evolucionar de forma favorable al tratamiento de fisioterapia, aunque en ocasiones, su total recuperación se prolonga en el tiempo.

 

¿Qué es?

 

Se conoce como cervicalgia mecánica el dolor de cuello provocado por un espasmo muscular. La causa exacta de dicho espasmo no se conoce bien actualmente, pero parece que se asocia con frecuencia con factores posturales. Se incluye dentro de este concepto cualquier alteración en las partes blandas, como puede ser el músculo, ligamento, disco y nervios, así como vértebras y articulaciones circundantes. La causa más común es la lesión de estas estructuras, asociadas a un traumatismo o a un deterioro progresivo.

La columna cervical es muy flexible y permite más movilidad que cualquier segmento de la columna, ya que sobre ella descansa el cráneo, parte fundamental del sistema nervioso central, que nos permite mantenernos orientados en el espacio a través de la visión y de los distintos sistemas que este contiene. Este exceso de movilidad que presenta, la hace más susceptible de presentar algún tipo de molestia.

Dicho dolor puede encontrarse localizado en el cuello o extendido a los brazos, la cabeza o la espalda. Puede ser de tipo sordo, como un adormecimiento, o bien similar a un hormigueo, e incluso incluir mareo y nauseas.

 

¿Tiene tratamiento?

 

La respuesta es un rotundo sí.

La cervicalgia necesita de un diagnóstico diferencial medico ante todo, ya que es necesario definir cuál es la causa de este.

En el caso de que el medico traumatólogo especializado defina que el dolor es puramente mecánico, serán las manos del fisioterapeuta y sus recomendaciones las que permitan aliviar el dolor del paciente y proporcionarle las pautas necesarias para mejorar su condición.

 

Tratamiento

 

Una vez realizada la valoración por ambos profesionales de la salud, a través de un trabajo multidisciplinar, se establecerá un protocolo de trabajo, dependiendo de la causa.

Las modalidades de tratamiento fisioterápico más utilizadas para el abordaje de la cervicalgia mecánica son las siguientes:

 

  • Terapia manual: Aquí se incluye la masoterapia y cualquier otra técnica que el fisioterapeuta crea indicado realizar como la punción seca, estiramientos, inhibición de puntos gatillo, terapia con ganchos…etc.
  • Ejercicios: Es importante que estos estén específicamente elegidos para cada uno de los pacientes de forma personalizada, una vez realizada la evaluación.
  • Calor
  • Frío
  • Ultrasonidos: Su aplicación se realiza en la clínica de fisioterapia, eligiendo el profesional la dosis adecuada según la fase en la que se encuentre la patología.
  • Electroterapia: TENS, Microondas, Infrarrojos, Corrientes galvánicas…todas enfocadas a disminuir el impulso doloroso y mejorar la inflamación de la zona.

Cualquier sintomatología puede tener distintas causas, por lo que es importante consultar al profesional sanitario antes de decidir realizar ningún tipo de intervención.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *