drenaje linfático manual

Drenaje linfático Manual

¿Qué es?

El drenaje linfático o DLM es una técnica especifica de terapia manual en la que se aplica una presión suave para estimular la circulación de fluido linfático y líquidos intersticiales en aquel miembro afecto. Para la aplicación de dicha técnica es necesaria una formación específica de anatomía y fisiología linfática, para mejorar la circulación por vías naturales, movilizando el edema de las zonas afectas a las zonas con vasos linfáticos sanos. El DLM forma parte de la primera fase de actuación de la terapia física descongestiva para el tratamiento del linfedema.

¿Qué patologías mejoran con el drenaje linfático?

Según la clasificación de la Sociedad internacional de Linfología, el DLM está indicado para todos aquellos linfedemas en estadio I y II:

Estadio I: Representa el inicio precoz de la enfermedad en la que hay acumulación de tejido líquido que disminuye o desaparece con la elevación de la extremidad afecta. El Edema es depresible en ese momento.

Estadio II: La elevación de un miembro por si sola rara vez reduce el linfedema y la depresión del edema con fóvea todavía es manifiesta.

¿Qué es un linfedema?

Un linfedema es un aumento de volumen de una parte corporal de consistencia elástica, la cual se va endureciendo progresivamente, con un curso lento y progresivo, el cual puede aparecer a cualquier edad y en cualquier momento, con o sin desencadenante. Es necesario realizar un correcto diagnostico que pueda diferenciarlo de otras causas venosas o sistémicas.

Puede afectar a cualquier parte del cuerpo, aunque el 90% afecta a los miembros inferiores. También uno de los desencadenantes principales es la cirugía o radioterapia de cáncer de mama, la cual afecta al miembro superior, por lo que será la presentación mas vista en la consulta de rehabilitación.

¿Qué contraindicaciones tiene?

Existen situaciones y patologías de los pacientes en los cuales está contraindicado realizar esta técnica:

– Insuficiencia cardiaca
– Fallo renal
– Cirrosis hepática
– Tromboembolismo pulmonar
– Trombosis de la vena subclavia
– Tuberculosis
– Malaria
– Infecciones agudas.
– Ulceras cutáneas
– Hiper sensibilidad del seno carotideo.
– Arritmia cardiaca
– Ateroesclerosis carotidea
– Aneurisma aórtico
– Trombosis venosa profunda en fase aguda.
– Disfunción tiroidea, cirugías recientes.
– Embarazo.
– Dolor abdominal.
– Hiper tensión no controlada.
– Asma
– Procesos tumorales activos.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − seis =