como tratar un ictus

Ictus: Prevención y tratamiento

¿Qué es un ictus?

El ictus o infarto cerebral es una enfermedad causada por una interrupción del flujo circulatorio cerebral, la cual puede ser definitiva o transitoria, provocando afecta-ción de la función de una o de varias partes del encéfalo.
Dicha patología puede ser de dos tipos, llamados Ictus isquémicos o ictus hemorrá-gicos:

  • Ictus isquémico: es debido a una falta de aporte de sangre a una parte del cerebro concreta. Este tipo de ictus comprenden el 85% de todos los que se producen.
  • Ictus hemorrágico: se debe a la rotura de un vaso sanguíneo encefálico, con la correspondiente extravasación de sangre fuera del circuito convencional de ésta. Comprenden el 15 % del total de ictus que se producen en la pobla-ción.

La organización mundial de la Salud define esta patología como la segunda causa de muerte y la primera causa de discapacidad en nuestros días.

Dependiendo de la duración de éstos, se dividen en accidentes isquémicos transi-torios (AITs), los cuales se recuperan antes de las 24 horas y los infartos cerebrales, los cuales cursan con lesiones definitivas del tejido cerebral causadas por la muerte del tejido, provocando alteraciones de la función del sistema nervioso, y por lo tanto de los signos típicos conocidos, como la perdida de funciones físicas y cognitivas.

¿Por qué se produce un ictus?

Los factores de riesgo por los que se puede producir un ictus son variados:

  • Hipertensión arterial.
  • Problemas cardíacos.
  • Tabaquismo.
  • Anemia.
  • AITs
  • Diabetes.
  • Edad.
  • Sexo masculino.
  • Factores genéticos.

¿Es posible mejorar después de un ictus?

Además de ser una patología muy frecuente, son responsables de una alta mortalidad, provocando en muchos de los supervivientes secuelas invalidantes de por vida.

Por ello, uno de los aspectos fundamentales en el abordaje de estos pacientes y un objetivo sanitario de gran importancia es la prevención, identificando y controlando los factores de riesgo anteriormente mencionados. El ictus es una entidad tratable, pudiendo mejorar de la mano de los neurólogos y de los fisioterapeutas la calidad de vida de los pacientes de una forma significativa a través de la rehabilitación.

Este proceso rehabilitador puede realizarse en un periodo limitado de tiempo, con el objetivo de prevenir complicaciones y reducir el déficit neurológico del paciente, a fin de conseguir la máxima capacidad funcional del paciente, para facilitar la autonomía personal, la integración familiar y sociolaboral. Debe iniciarse de forma precoz y coordinada entre los distintos profesionales, estando presente durante las distintas fases de la atención sociosanitaria.

¿Qué es la neurorrehabilitación?

La neurorrehabilitación se define como el conjunto de métodos que tienen por finalidad recuperar las funciones neurológicas perdidas o disminuidas como consecuencias de un daño cerebral o medular.

Fases de la neurorrehabilitación

1) Fase aguda o de hospitalización: Se realiza de forma precoz en la unidad hospitalaria de ictus. Para poder llevarla a cabo, los profesionales que forman parte de estas unidades planificaran el tratamiento más adecuado para cada paciente, proporcionándole ayuda multidisciplinar como fisioterapia, logopedia, neurología y cuidados por parte de personal auxiliar y enfermería que permitan realizar la estabilización de la patología.

2) Rehabilitación en fase subaguda: Dependiendo de la gravedad del paciente, se definirán procedimientos de rehabilitación hospitalaria, rehabilitación ambulatoria, atención domiciliaria o centros de media o larga estancia, dentro de cada uno de los cuales se evaluará al paciente, adaptando el tratamiento al mismo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × dos =