INDICACIONES PARA LA GESTIÓN DE LOS EXCESOS NAVIDEÑOS

Las navidades suelen entenderse como una época del año de reencuentros, felicidad, festejos, nuevos deseos, esperanza, regalos… y, también, como una época de excesos. Los excesos en los que vamos a centrarnos en esta publicación son aquellos relacionados con la alimentación y las bebidas alcohólicas.

Hay que tener en cuenta que cada persona, según su historia de vida o según sus circunstancias personales actuales, vive estas fechas de una manera u otra. Y, aunque algunos entiendan la navidad en los términos expresados anteriormente, no para todos son fechas entrañables.

Lo que sí que podemos afirmar es que para aquellas personas que están pasando por un proceso de pérdida de peso no son unas fechas fáciles.

Por lo que, a pesar de que cada uno de nosotros está viviendo un momento diferente, un proceso de cambio distinto, y, sin obviar, la propia idiosincrasia; nuestra psicóloga quiere dejaros algunas indicaciones que pueden seros útiles en el transcurso de estas fiestas:

 

      1. Quítale todo el protagonismo de las fiestas a la comida y la bebida. 

  • Pon el foco de atención en otras cosas, diferentes a la comida, que también te sean gratificantes: recuerdos, luces, villancicos, reuniones familiares, reuniones de amigos, visita de belenes, regalos…
  • Tómate tiempo de descanso, desconecta de tu rutina: trabajo, colegio de los niños, clases extraescolares…
  • Disfruta de las personas que tienes cerca y de aquellas que solo ves en esta época del año.
  • Busca tiempo para hacer aquello que siempre pospones.
  • La comida es otro placer, no el único. Piensa que es el medio para que la gente se reúna y no el fin.

 

      2. Piensa en las celebraciones de navidad como días aislados: 24 y 25 de diciembre, 31 y 1 de enero.

A pesar de que hay veces que nos reunimos en días diferentes: comidas de empresa, otro tipo de reuniones, día de Reyes, etc.

  • Entre el 24 de diciembre de 2019 y el 1 de enero de 2020 pasan 9 días.
  • Entre el 1 de enero y el 24 de diciembre de 2020 pasan 357 días.
  • En porcentaje, estamos hablando de que más de un 97% del año NO es Navidad.
  • No te abandones porque sean muchos días.
  • Lo realmente importante es lo que has trabajado todo el año.
  • Lo realmente importante es lo que vas a seguir trabajando el año que viene.

 

    3. Recuerda que tu compromiso con tu salud y autocuidado es para siempre.

  • Piensa en tus propósitos de salud desde el presente.
  • Continúa con los hábitos que llevas tanto tiempo adquiriendo, no los dejes para después de las fiestas.
  • Si ponemos la perspectiva en el futuro dejamos de cuidarnos esperando que llegue el día “cero”, el día en que todo cambie. Pero no todo tiene que cambiar por completo, tenemos que aprender a ser flexibles, no a restringir todo para siempre.
  • Cambia el objetivo de “Ya el año que viene me cuidaré” por el de “Cuidarte hoy”.

 

     4. Prioriza el compromiso contigo mismo/a frente al compromiso con los demás.

  • Estás en tu derecho de atender a tus necesidades.
  • Estás en tu derecho de llevar tu propio proceso.
  • Estás en tu derecho de llevar tu propia evolución, por lo que es mejor no atender a comparaciones y valoraciones ajenas.
  • Estás en tu derecho de tomar aquello que tanto te gusta sin ser vigilado ni reprochado.
  • Estás en tu derecho de no querer más, a pesar de que los demás insistan.
  • Estás en tu derecho de que no se cuestione tu nueva forma de comer.
  • Estás en tu derecho de incluir opciones saludables en las reuniones familiares. Tú también eres una parte importante de tu familia.
  • Tienes derecho a acudir o no a un compromiso social.
  • Tienes derecho a decidir qué es lo mejor para ti.

 

      5. Deja a un lado el miedo a engordar.

  • Si subes de peso, no es algo inamovible y, por supuesto, no es un
  • En el peso influyen muchos factores.
  • El peso no es algo estable, fluctúa en función de muchas variables.
  • Continúa con tus hábitos y haz memoria de cómo han cambiado con respecto a navidades anteriores. ¡Eso sí que es un éxito.

 

      6. Come de forma consciente.

  • Disfruta de aquello que elijas comer. Hazlo despacio y con consciencia.
  • Escucha tus sensaciones de Hambre-Saciedad.
  • Si tienes hambre: Haz el mismo número de comidas que sueles hacer, incluso más.
  • Si sientes saciedad: No te fuerces y no atiendas a los juicios de los demás. Quizás solo tú y tu entorno más cercano entienda sobre tu nueva forma de comer.
  • Atiende a tu propia capacidad gástrica. A pesar de que disfrutemos de otro tipo de alimentos, considera las cantidades que estás acostumbrada/o a consumir para no encontrarte mal posteriormente.
  • Recuerda que, todo lo que hay en la mesa, tendrás oportunidad de comerlo en cualquier momento de tu vida.
  • Escucha si te apetece o no. No te lo permitas ahora para prohibírtelo durante el resto del año.

 

      7. Sé autocompasivo.

  • Si no hemos llevado a cabo aquello que habíamos pensado, no pasa nada. La próxima vez, ¡seguro que lo consigues!
  • Entiende las dificultades que se te presenten como parte del aprendizaje.
  • No eres juez/a con los demás, no lo seas contigo mismo/a.

 

     8. Recuerda lo importante que es ser flexible.

  • No te abandones.
  • No es un cuestión de épocas “buenas” o “malas”.
  • No es cuestión de “Todo o Nada”.
  • No es cuestión de fuerza de voluntad.
  • Es cuestión de hábitos.
  • Eres perfectamente capaz de continuar con tus hábitos.

 

Esperamos que os sean de utilidad.

Para despedirnos, queremos desearos una ¡¡¡¡¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!!!!!

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *