La vida es movimiento (Parte II)

¿Cómo nos ayuda el fisioterapeuta?

Tras el artículo anterior, hemos podido observar que la larga estancia en la cama puede suponer un problema mayor que la enfermedad en sí, lo que nos lleva a exponer la importante función del fisioterapeuta y cómo puede ayudarnos a mejorar a personas en esta situación.

¿A qué nos referimos con pacientes encamados?

La fisioterapia para pacientes encamados es muy específica y puede servir de ayuda en distintas situaciones:

Si el paciente se encuentra en una situación de inmovilidad permanente o mantenida,  lo cual es normalmente el caso de personas mayores y pacientes con patologías como una hemiplejía o una hemiparesia tras un ictus… Si ya están encamados, el objetivo principal será minimizar o retrasar los problemas derivados de la atrofia muscular por inactividad (por ejemplo, ayudando a erguir la espalda, cambiando las posturas para que pueda estar sentado), de movilidad y circulatorios.

El fisioterapeuta realizará técnicas para mejorar el riego sanguíneo en los miembros inferiores, punto que incluye el cambio postura para evitar la aparición de úlceras. También practicará pautas de ejercicios activos, pasivos o asistidos para que el paciente, dentro de su inmovilidad, pueda realizar algunas acciones como voltearse en la cama o incorporarse parcial o totalmente.

En el caso de que el paciente se encuentre en una situación de inmovilidad temporal,  como en el caso de aquellas personas que por circunstancias como un ictus de secuelas no graves, accidentes de tráfico, fracturas múltiples…etc, deben estar postrados durante un tiempo limitado, el objetivo será que una vez pase un tiempo limitado estos vuelvan a recuperar su autonomía.

El fisioterapeuta seguirá una pauta de ejercicios destinada a mantener la musculatura en las mejores condiciones posibles: si la persona puede realizarla por sí misma, se realizaran los llamados ejercicios activos. Si no puede hacerlo solo o es paciente no colaborador, el profesional realizará movilizaciones dirigidas o incluso pasivas.

Siempre es fundamental controlar que no existen zonas en el enfermo con problemas circulatorios y asegurar una buena higiene postural. En una fase más avanzada de la rehabilitación, dependiendo de la patología, se realizarán ejercicios de potenciación de la musculatura. En el caso de pacientes con lesión neurológica, existe una fisioterapia específica para que recuperen más rápidamente la movilidad y puedan volver a la “vida normal”, o aproximarse a ella lo máximo posible.

 

¿Como beneficiará a nuestro familiar lo anteriormente expuesto?

La fisioterapia puede mejorar el estado del paciente encamado de las siguientes formas:

1 ) Permitirá que la pérdida de masa muscular sea la menor posible, empujando a una mejor y más rápida vuelta a las actividades de la vida diaria.

2) Evita la osteoporosis y la descalcificación por falta de movimiento.

3) Mejora significativamente la recuperación, siempre que el especialista lo considere indicado.

4) Ayuda a evitar la aparición de escaras producidas por la inmovilización, sobretodo en puntos donde hay contacto y presión del cuerpo con la cama,

5) Los ejercicios respiratorios mejoran la ventilación pulmonar debido a que van a poner en movimiento el  tórax, previniendo las neumonías por aspiración y las atelectasias.

6) Mejora la estimulación del paciente, buscando siempre el diálogo.

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *