plataformas vibratorias

Las plataformas vibratorias: ¿son realmente útiles?

Todos hemos visto alguna vez el anuncio milagroso que acabará con la grasa acumulada, y nos dará un cuerpo escultural sin apenas hacer esfuerzo. Miles de personas invierten dinero en este tipo de aparatos sin resultado, ya que normalmente las virtudes de este tipo de tecnología no son lo son lo suficientemente atractivas como para crear un negocio en torno a ellas que sea rentable. Sin embargo, en los siguientes párrafos hablaremos sobre una de ellas, la cual es muy utilizada en el ámbito de la actividad física y la salud, las plataformas vibratorias (VCC).

El inicio del uso de las plataformas vibratorias se dio en 1950 debido a trabajos con mecanismos de percusión. A partir de 1980 comienza a utilizarse esta técnica  como medio terapéutico y para la mejora de las cualidades físicas.

La investigación en dicho campo denota los  grandes beneficios de esta técnica en el campo de la salud (sistema respiratorio, efectos fisiológicos beneficiosos en la musculatura esquelética…), en el deporte, la estética y sobre todo en la tercera edad.

¿ Cómo funcionan?

Las plataformas vibratorias producen un estado de hipergravedad. Pueden utilizarse como respuesta adaptativa a estados de falta de gravedad como en astronautas y su estancia prolongada en misiones ingrávidas. Las VCC producen un aumento de catorce veces la fuerza de la gravedad. Este estado provoca un aumento de la masa y de la fuerza muscular, por lo que su utilización combinada con ejercicio físico pautado por un profesional puede proporcionaros los beneficios que exponemos a continuación.

Efectos beneficiosos:

Respecto al sistema neuro muscular:

  1. Aumenta la fuerza y se da una mayor sincronización de las unidades motoras involucradas en el movimiento.
  2. Existe un aumento de la selectividad de reclutamiento de las fibras musculares.
  3. Mejora la coordinación de los músculos.
  4. Limita la perdida de la masa ósea. Estimula su crecimiento.
  5. Las mujeres mayores de 40 años son idóneas para personas con osteoporosis debido a los cambios hormonales que se sufren por la menopausia.

Con respecto a la recuperación y dolor muscular post-ejercicio:

  1. Una vibración de 50 Hz antes de un ejercicio excéntrico reduce el daño muscular y la percepción del dolor.

En el envejecimiento y 3ª edad:

  1. Aumento de la fuerza muscular en el miembro inferior siempre dependiendo de cómo se coloque el paciente.
  2. Mejora la funcionalidad y disminuye la dependencia del paciente.

Con respecto al equilibrio:

  1. Mejora el equilibrio estático, el control postural, la capacidad para caminar y otros test específicos de competencia motriz.

Se producen alteraciones neurológicas centrales:

  1. AVC: mejora el trastorno postural, ayuda al recentrado de la fuerza y a la estabilización postural, así como la mejora de la independencia funcional.
  2. Parkinson: mejora el trastorno postural, la rigidez y el tablón de la marcha y el equilibrio que ayuda al trabajo del fisioterapeuta, aunque no es un estado muy duradero.
  3. Parálisis cerebral (PC): Incremento de la cortical ósea.

Vistos sus beneficios cabe destacar, que la configuración de dichos equipos debe realizarse por personal cualificado, nunca sobrepasando las dosis recomendadas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *