evitar caidas ancianos

Prevención de la caída en el anciano

El envejecimiento se ve asociado a una mayor probabilidad de padecer caídas, siendo estas uno de los grandes síntomas geriátricos y provocando un problema para la salud pública con grandes consecuencias económicas y médicas.
Las caídas pueden ser el primer indicador de un problema grave, ya que son una de las primeras causas de: lesiones, incapacidad, institucionalización y fallecimiento.

¿Es muy frecuente?

La etiología de la caída en el adulto mayor es multifactorial, se han identificado factores de riesgo condicionantes como la edad, alteraciones del equilibrio, presencias de dos o más enfermedades crónicas, inactividad física previa, aislamiento, enfermedades neurológicas, así como factores precipitantes entre los que se encuentran la fiebre, el desequilibrio hidroeléctrolítico, los cambios de residencia y entorno entre otros.

Aproximadamente el 15% de las caídas resultan en un daño físico severo que requiere tratamiento médico. De éstas, el 10% son daños severos (ej. traumatismo craneoencefálico, hematomas cutáneos extensos, lesión de partes blandas o musculoesqueléticas) y entre el 3 y 5% cursan con fracturas. De las fracturas, las más serias son aquellas que comprometen la cadera. Si bien estas conforman sólo el 1% del total, la caída es tan altamente prevalente, que el número absoluto de fracturas es grande. Las caídas son más frecuentes en mujeres aunque a medida que pasan los años la tendencia es a igualarse.

¿Porqué se produce más en ancianos?

• Disminuye la velocidad (es lo más común), la velocidad es menos en la mujer.
• Disminuye la longitud de zancada y aumento de su anchura, la longitud es más pequeña en la mujer.
• Disminuye la longitud del paso.
• Disminuye el número de pasos por minuto.
• Disminuye el ángulo del pie con el suelo.
• Necesitan mantener los dos pies apoyados más tiempo.
• Pérdida del balanceo de los brazos.

¿En las manos de qué profesional debo ponerme?

El médico rehabilitador restablece un programa de ejercicios que sigue estos puntos, los cuales los realizara un fisioterapeuta junto al paciente:

Acondicionamiento físico general:
Un programa equilibrado de acondicionamiento físico incluye actividades para lograr cada uno de los tres objetivos de la buena salud: incremento en la flexibilidad, fortalecimiento y aumento de la resistencia cardiovascular. Si bien los beneficios del ejercicio son innumerables, se deben considerar las limitaciones y contraindicaciones para este grupo de edad.

¿Qué recomendaciones puedo seguir para disminuir los riesgos en casa?

• Iluminación y mobiliario no adecuado.
• Alfombras.
• Suelo deslizante.
• Baños sin barras de sujeción.
• Desorden: objetos y cables por el suelo.
• El paciente debe de realizar más ejercicio.
• Mantenerse activo.
• Tome sólo los medicamentos que su médico le ha recetado.
• Coma bien, rico y sano.
• Los alimentos ricos en calcio son excelentes para sus huesos.
• Visite a su oftalmólogo al menos una vez al año.
• Cuide sus pies.
• Utilice zapatos cómodos.
• Uso de auxiliares de la marcha en terreno irregular.
• Escalera apropiada con barandal.
• Jamás utilice chanclas.
• En casa todo a mano y bien iluminado, para evitar tropiezos.
• Utilizar antideslizantes en el baño.
• Fijar bien las alfombras al suelo.
• No levantarse de la cama sin encender la luz.
• No subirse en sillas.
• Apoyo psicológico en caso necesario.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *