fibromialgia

LA FIBROMIALGIA: una enfermedad silenciosa

Seguro que habrán escuchado alguna vez a alguien nombrar esta dichosa enfermedad. Hoy en día, son muchas las mujeres que padecen fibromialgia. No es una patología exclusiva de la mujer, pero aparece predominantemente en ellas. En este artículo, vamos a intentar acercarles un poco más a esta enfermedad, ya que es una patología silenciosa, pero crea una gran incapacidad en aquellas personas que la padecen.

La fibromialgia es un síndrome crónico de causa desconocida. En las personas que la padecen, aparecen 18 puntos sensibles (músculos, tendones y otras zonas) los cuales utilizarán los profesionales de la salud para diagnosticarla. Normalmente su presentación es variable, pudiendo incluir trastornos del sueño, cansancio crónico, confusión, episodios depresivos, ansiedad y rigidez, además de dolor de respuesta variable.

Como hemos mencionado anteriormente, es 3 veces mas frecuente en mujeres que en hombres y  puede tener efectos devastadores en la calidad de vida de aquellos que la padezcan.

Esta patología perjudica la habilidad de trabajar del paciente y de participar en las actividades de la vida diaria, así como afecta las relaciones con la familia, amigos y compañeros de trabajo.

 

¿Por qué se produce?

La fibromialgia se asocia frecuentemente con un estilo de vida sedentario y una capacidad cardiopulmonar media-baja resultando una capacidad funcional baja reduciendo la habilidad para realizar ejercicio intenso y bajos niveles de bienestar físico.

 

¿Qué puedo hacer para mejorar si tengo fibromialgia?

 Tu fisioterapeuta puede ser un gran aliado. Existen gran cantidad de actividades que podemos realizar, alejándonos de la idea de que la fibromialgia va a limitar nuestra vida y va  a imposibilitar nuestro movimiento, aunque cuando recibamos el diagnóstico sea nuestro primer pensamiento. Existen distintas técnicas, tratamientos y actividades físicas que podemos realizar:

  1. Liberación miofascial: Son técnicas utilizadas por el fisioterapeuta, las cuales según los estudios consultados, producen una mejora importante de las capacidades físicas, el dolor, la vitalidad y las relaciones sociales.
  2. Masoterapia y drenaje linfático manual: Otras técnicas realizadas por el fisioterapeuta. Se ha demostrado que mejoran la depresión y la calidad de vida.
  3. Hidroterapia: una terapia de ejercicio 3 veces a la semana durante 16 semanas en una piscina de profundidad al pecho de agua caliente, mejora la mayoría de los síntomas de fibromialgia, incluyendo la calidad de vida la función cognitiva y el bienestar físico.
  4. Ejercicios de fortalecimiento y flexibilidad: Deben realizarse sesiones de 45 minutos 2 veces a la semana durante 16 semanas. Este tipo de ejercicio mejorará la calidad de vida y los síntomas generales de estos pacientes.

Consulta a tu fisioterapeuta, ellos sabrán que hacer.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *